Following the Mahuidache footsteps

Santiago de Chile, travel guide 

This trip starts searching for spaces where our original towns are still alive. This article contains the outline of our route, that joins the points where the cultural expressions Mapuche getting alive on the front of the eyes of tourist and national travelers. Until that places I want to guide the steps of the readers, who motivated like me, for values and ancestral traditions, follow the examples of this amazing culture that fight for keep alive, in a route for connect the real time whit the old Mapuche traditions.

“Every culture has traits that come from others. It is always mixed and in constant transformation”

As a result of the idea of multiculturalism in the big cities, it is important to consider that since few years, Santiago has undergone a process of transculturation, received more people, and especially from other countries. We must then observe with detachment how our society adapts to the mix of traditions and how it advances to the integration of all who conform it.

 

Pre-Columbian Art Museum,

Bandera 361, Santiago

From the Museum of Pre-Columbian art, a journey begins which will take us through the expressions of the Mapuche culture through visuality, and from this initial idea to deepen their traditions and share knowledge about many areas that culture Comprises.

The museum was born in 1981 as a collection and exhibition of materialities related to pre-Columbian art throughout America. This has allowed its visitors to get closer to the roots of Chile and present-day America, and to differentiate their worldviews and cultural expressions through visual art.

Here, the treasures of our native peoples are protected, both from the national territory and from the Andean cultures, including the Inka.

This exhibition has sown in us a deep desire to explore in depth how the people and communities mainly Mapuche, who refuse to disappear and with whom we will soon meet, live in our time.

 

Mahuidache Ceremonial Park,

Av. Julio Covarrubias 10365, El Bosque

In the commune of El Bosque, sitting around the fireplace inside the main Ruka, Juan Carlos, the kimeltuchefe, imparts the knowledge to all who form the group of apprentices of the mapudungun. The meeting was cordial, however when we had to introduce ourselves and I mentioned my intention to know the indigenous roots of Chile, I went immediately, but at the same time, kindly, corrected. The only possible denomination to refer to its culture is that of “people”; Not ethnic, are not Indians or Indians as they are and we are accustomed to listen, this shows that they seek to remove that pejorative  and inferiority vision that they have been faced as a people for centuries.

 

It is moving to see the chanted stories that speak of Mapuche hospitality, proven by sharing a “stone mate and sopaipillas” as a characteristic element of their culture, and which generates an atmosphere of warmth and group cohesion.

This space was created to give a physical place to the Petu Mogelein community and to help strengthen cultural identity, which at the same time brings the Mapuche culture closer to the inhabitants of the commune. It was born as an initiative of the national corporation of indigenous development CONADI in the year 2006, that contemplated a joint work between the Mapuche communities residing in Santiago, the municipality of El Bosque and the Government of Chile, through the program “Truth and New Deal”.

The head of the Petu Mogelein community is a Lonko, and her name is Norma Hueche. His person has represented several things in the process of knowledge of the community, because his closeness and kindness allowed us to arrive and share, even receive the Mapuche teachings. She has the most important role in a community, which is the political unit of the Mapuche people, and with a significant weight in decision-making. This also tells us about the importance of women in all areas, whether political-administrative, family, or medical and religious ceremonies as we will see later, unlike many peoples and cultures where the female figure has been relegated to the background.

 

Mapuche Health Center “Epu Mapu Lawen”,

Av. Violeta Parra 7245, Cerro Navia

After meeting the Petu Mogelein community, we moved to Cerro Navia. Here we can realize how the people of this commune and even neighboring communes prefer to go to this center, misnamed “alternative medicine”, for health treatments based on the knowledge of the ancient inhabitants of our land. Fundamentally, these are based on master plants, use of herbs, food and the energy of the connection with the Pachamama.

The main figure in this and other similar centers is the Machi. She (or he) represents knowledge of energy (Newen), which has strong spiritual components, connection with the earth and its benefits.

It is not the only one that exists in the city, there are even in addition to health centers, pharmacies whose products have been created by Machis knowledgeable about the properties of plants and infusions.

 

We Tripantu, Mahuidache Ceremonial Park,

Av. Julio Covarrubias 10365, El Bosque

Where we start, we end. On the date indicated, in the Mahuidache ceremonial park, the Wiñol Tripantu was held.

On this day there is a natural change in the environment, expression of nature, commonly called “Mapuche New Year”. And it is indeed so, is the beginning of the new cycle that incorporates all the natural forces.

. We participate of her, although like mere spectators. In reality we have to have an idea of what it means to be part of the ceremonial, we were received, but from afar we could appreciate the energy that is generated, which has left us important reflections and was the culmination of our journey.

*   *    *

When we think that native peoples have struggled over the years to keep their presence alive, it is worth reflecting on why it has not been the state of Chile that is interested in rescuing and promoting the diffusion of the culture of our native peoples throughout All national territory If we look at the relationship between native peoples and states, it seems that intransigence has always overcome tolerance, and efforts to achieve harmonious coexistence have not been enough.

However, in recent years, we can not ignore the fact that the state has tried to support projects that seek to reproduce and show the culture of our Araucanian ancestors in the Metropolitan region, including the creation of the Mahuidache ceremonial park among other parks in Santiago; plans of support in education and entrepreneurship to projects of gastronomy and handicraft mainly of families or individual initiatives, even, progress towards the recognition and formalization of the mapuzungún language.

The role of historians is essential in this regard, to ensure that the colors of the Mapuche flag are not extinguished; And instead of telling about its past history, let us help to promote and spread the importance of the Mapuche culture until it becomes a fundamental part of it as someday by all those living on its ground, which we now call Chile, and which is Our own ground.

 

Tras los pasos de los Mahiudache

Me propuse iniciar un recorrido por Santiago de Chile, en la búsqueda de espacios donde la presencia de nuestros pueblos originarios está aún latente. En este artículo se encuentra el trazado que he seguido uniendo los puntos donde diversas expresiones culturales del pueblo Mapuche se descubren ante los ojos de turistas y compatriotas.      Hasta dichos espacios busco guiar los pasos de los lectores, quienes motivados tal como nosotros por los valores, conocimientos y la tradición ancestral, siguen las muestras de esta valiosa cultura que lucha por mantenerse viva, en una ruta que conecta el tiempo real con las antiguas tradiciones Mapuche.

A raíz de la idea de multiculturalidad en las grandes ciudades, es importante tener en consideración que desde hace no muchos años, Santiago ha sufrido un proceso de transculturación; ha recibido más personas, y sobre todo, provenientes desde otros países. Debemos observar entonces con detención como se adapta nuestra sociedad a la mezcla de tradiciones y como avanza a la integración de todos quienes la conforman.

Museo de Arte Precolombino

Bandera 361, Santiago

Desde el Museo de arte Precolombino, comienza un viaje que nos llevará a recorrer las expresiones de la cultura Mapuche a través de la visualidad, y desde esta idea inicial ahondar en sus tradiciones y compartir de cerca el conocimiento sobre muchos de los ámbitos que la cultura abarca.

El museo nace en el año 1981, como un espacio de recopilación y muestra de materialidades relacionadas con el arte precolombino de toda América. Esto ha permitido a sus visitantes acercarse a las raíces del Chile y la América actual, y diferenciar sus cosmovisiones y expresiones culturales a través del arte visual.

Aquí se resguardan importantes tesoros de nuestros pueblos originarios tanto del territorio nacional, como vestigios materiales de culturas andinas incluida la Incaica.

Esta muestra ha sembrado en nosotros un profundo deseo de explorar a fondo como viven en nuestro tiempo las personas y comunidades principalmente Mapuche, que se niegan a desaparecer y con quienes pronto nos encontraremos.

 

Parque ceremonial Mahuidache

Av. Julio Covarrubias 10365, El Bosque

En la comuna de El Bosque, sentados alrededor del fogón en el interior de la Ruka principal, Juan Carlos, el kimeltuchefe, imparte los conocimientos a todos quienes conformamos el grupo de aprendices del mapudungun. El encuentro fue cordial, sin embargo cuando debimos presentarnos y mencioné mi intención de conocer las raíces indígenas de Chile, fui inmediatamente, pero a la vez de manera amable, corregido. La única denominación posible para referirnos hacia su cultura es la de “pueblo”; no etnia, no son indios ni indígenas como están y estamos acostumbrados a escuchar, esto demuestra que buscan quitar esa visión peyorativa y de inferioridad a la que se han visto enfrentados como pueblo desde hace siglos.

Esto en el marco de un proyecto de “Escuela Comunitaria” que se desarrolla en el parque, fomentado por la municipalidad y el “Programa de  Pueblos Originarios de El Bosque”, que busca traspasar el conocimiento del idioma y costumbres a todo quien desee ser parte de esta iniciativa.

Resulta conmovedor ver hechas realidad las coreadas historias que hablan de la hospitalidad Mapuche, comprobada al compartir un mate de piedra y sopaipillas como un elemento característico de su cultura y que genera un ambiente de calidez y cohesión grupal.

Este espacio fue creado para dotar de un lugar físico a la comunidad Petu Mogelein y ayudar al fortalecimiento identitario cultural, que a la vez acerca la cultura Mapuche a los pobladores de la comuna. Nace como iniciativa de la corporación nacional de desarrollo indígena CONADI en el año 2006, que contempló un trabajo conjunto entre comunidades Mapuche residentes en Santiago, la municipalidad de El Bosque y el Gobierno de Chile, a través del programa “Verdad y Nuevo Trato”.

La jefa de la comunidad Petu Mogelein es una Lonko, y su nombre es Norma Hueche. Su persona ha representado varias cosas en el proceso de conocimiento de la comunidad, pues su cercanía y amabilidad nos permitió llegar y compartir, incluso recibir las enseñanzas Mapuche. Ella tiene el cargo de mayor importancia dentro una comunidad, que es la unidad política del pueblo Mapuche, y con un peso importante en la toma de decisiones. Esto nos habla también de la importancia de la mujer en todos los ámbitos, ya sea político-administrativo, familiar, o en ceremonias de carácter medicinal y religioso como veremos más adelante, a diferencia de muchos pueblos y culturas donde la figura femenina ha sido relegada a un segundo plano.

Centro de Salud Mapuche “Epu Mapu Lawen”

Av. Violeta Parra 7245, Cerro Navia

Luego de encontrarnos con la comunidad Petu Mogelein, nos trasladamos hasta Cerro Navia. Aquí nos podemos dar cuenta, de cómo la gente de esta comuna e incluso de comunas aledañas, prefieren acudir a este centro, mal llamado de ¨medicina alternativa¨, por tratamientos de salud en base a los conocimientos de los antiguos habitantes de nuestra tierra. Fundamentalmente, estos se basan en plantas maestras, uso de hierbas, alimentos y la energía de la conexión con la Pachamama.

La figura principal en este y otros centros similares es la Machi. Ella (o él) representa el conocimiento de la energía (Newen), que tiene fuertes componentes espirituales, de conexión con la tierra y sus beneficios.

No es el único que existe en la ciudad, hay incluso además de centros de Salud, farmacias cuyos productos han sido creados por Machis conocedoras de las propiedades de plantas e infusiones.

Celebración We Tripantu, Parque ceremonial Mahuidache

Av. Julio Covarrubias 10365, la Cisterna

25 de Junio| Donde comenzamos, terminamos. En la fecha indicada, en el parque ceremonial Mahuidache, se llevó a cabo la celebración del Wiñol Tripantu.

En este día se produce un cambio natural en el entorno, expresión de la naturaleza, comúnmente llamado “año nuevo Mapuche”. Y es efectivamente así, es el comienzo del nuevo ciclo que incorpora todas las fuerzas naturales.

Participamos de ella, aunque como meros espectadores. En realidad hay que tener idea de lo que significa para ser parte del ceremonial, nosotros si bien fuimos recibidos, solo desde lejos pudimos apreciar la energía que se genera, que nos ha dejado importantes reflexiones y que fue el punto culmine de nuestro viaje.

*   *   *

Cuando pensamos en que los pueblos originarios se han esforzado durante años en mantener su presencia viva, cabe reflexionar por qué no ha sido el estado de Chile quien se interese en rescatar y fomentar la difusión de la cultura de nuestros pueblos originarios a lo largo de todo territorio nacional. Si miramos la relación estado-pueblos originarios, pareciera ser que la intransigencia siempre ha vencido a la tolerancia, y los esfuerzos por lograr una convivencia armoniosa no han sido suficientes.

No obstante, en los últimos años, no podemos desconocer que el estado ha intentado apoyar proyectos que buscan reproducir y mostrar la cultura de nuestros antepasados araucanos en la región Metropolitana, entre ellos la creación del citado parque ceremonial Mahuidache entre otros parques en Santiago; planes de apoyo en educación y emprendimiento a proyectos de gastronomía y artesanía principalmente de familias o iniciativas individuales, incluso, avances hacia el reconocimiento y oficialización de la lengua mapuzungún.

El rol de los historiadores es imprescindible en este aspecto, en velar por que los colores de la bandera Mapuche no se apaguen; y en vez de relatar su historia pasada, ayudemos a fomentar y difundir la importancia de cultura Mapuche hasta que vuelva a ser parte fundamental como algún día lo fue, de todos los quienes poblamos su suelo, que ahora llamamos Chile, y que es nuestro mismo suelo.

Peces sobre el mar.

Tan rápido como asomaban se escondían. Desaparecían de nuestra vista los cardúmenes resplandecientes como queriendo sembrar el misterio de si realmente existían o eran solo producto de nuestros sentidos aturdidos por el tiempo en los mares.

Quizá haya pescadores o gente del mar a quienes alcance esta historia y no sorprenda, sin embargo al grupo de jóvenes que tripulábamos aquella nave en medio del mar de Arabia, en el océano Indico, nos produjo una abismal sensación de extrañeza y asombro.

Flotaban a la par de nuestro velero. Mañana o tarde cuando las velas trepaban los mástiles, al mismo tiempo se alzaban grupos completos de peces cuyo cuerpo engalanaban escamas de plata y alas metálicas que reflejaban el brillo del sol a nuestros ojos mientras se movían dando rebotes que rompían la serenidad del mar.

No distinguimos si eran aves o peces hasta el día en que en medio de una maniobra imprevista, a la que nos guió el viento, nos cruzamos frente a uno de los cardúmenes que atravesaban el mar en plena tarde. Uno de los peces entró inesperadamente por el alcázar de babor hasta donde estábamos y lo rescatamos de entre grilletes y jarcias.

Tomamos al pez, uno de cada lado el ayudante del contramaestre y yo, y lo levantamos de la cubierta. Nadie de los que presenciamos ese momento esperó que se desplegasen de sus costados un par de alas cual lienzos que doblaban su tamaño. Era los más increíble que habíamos visto en el océano hasta entonces; la soledad implacable había sido interrumpida por el animal ignoto. Nos sentimos maravillados, pues fuimos testigos de cómo se revelaba ante nosotros una de las más antiguas leyendas del mar; de criaturas que respiran aire y agua, que le roban al mar el sosiego y que emergen para quitar a los marineros el juicio y la sensatez que intentan no perder.

Esa tarde antes de que su cuerpo comenzara a extrañar la sal y las profundidades fue devuelto al mar inquieto y perdióse entre la espuma, para que una vez más acompañase el andar de las naves y  desoriente a navegantes con destellos luminosos, los mismos que esperan en el mar inclemente encontrar la magia y ver al fin revelados los misterios que allí se esconden antes de encallar junto al sol en el horizonte solitario.

lrm_export_20161017_103556

Confusión en Mumbai

India, 2012

Bajo el calor pegajoso y húmedo propio de Mumbai, y el aire que se volvía irrespirable dentro de una solitaria sala comencé a recordar la aventura.

Nos disponíamos a viajar desde allí hasta Nueva Delhi junto a un grupo de amigos, de aquellos que conoces viajando, con el profundo anhelo de mirar de frente al imponente Taj Mahal, motivo principal del viaje.

Luego de dos días recorriendo la capital india; entre el cielo espeso de la costa gris y los refulgentes colores ataviando ferias y templos, ahora nos sacudía el movimiento del carro que alejándose de la ciudad entre saltos a causa del resquebrajado pavimento nos llevó hasta el aeropuerto de Mumbai, el aeropuerto que nunca descansa, que nunca duerme, y donde ocurriría el increíble infortunio.

A las 06:45 horas debíamos abordar el vuelo.

La primera impresión del lugar ya lo hacía parecer hostil, realizamos cada movimiento con cautela; no era por el aspecto del edificio ya que lucía tal como muchos otros aeropuertos (aunque mucho mas grande), sino porque cada punto del aeroparque estaba celosamente custodiado cual campo de batalla por policía militar armada.

En mi mente repasaba los motivos y revivía la tensión sentida pues tras consultar a un pasajero, aparentemente europeo, el motivo del alboroto, nos explicó que podía deberse a la detención de un sujeto el día anterior, cuyo viaje tenía por propósito un atentado en contra del monumental mausoleo en Nueva Delhi.

Había sido detenido ya que en su maleta hallaron explosivo plástico, asumiendo un claro intento de ataque terrorista.

Ésta debía ser entonces la causa de que las medidas de seguridad fuesen tan exhaustivas. Ataba cabos en la secuencia de mi desgracia.

Habiendo pasado ya el primer paso de identificación y comprobados los boletos, seguimos con una nerviosa calma a dejar el equipaje bajo fijas miradas de los centinelas de mimetismo.

Las maletas fueron registradas con total detalle hasta lo vergonzosamente innecesario, procedimiento que tomó mucho tiempo, sin embargo el episodio que continuó fue el del asombro.

Los inclementes ojos de la militar sobre la cámara de revisión en la cinta anunciaron dificultades, la pantalla delataba que en el interior mi mochila cargaba una pequeña herramienta multipropósito suiza, es decir, contenía una navaja, elemento prohibido que se convertía impedimento para abordar.

Fui separado del grupo y mis documentos quedaron retenidos.

A pesar del forzado inglés del militar que me apartó de la fila, entendí que deberían incautar mi herramienta multiuso y que debería esperar a una resolución para saber si podría continuar el viaje. Si esa no fuere suficiente presión, todos los ojos viajeros se posaron en la situación.

El grupo no avanzó a la puerta siguiente y me esperaron, naturalmente, aunque debieron pasar allí unos veinte minutos buscando con un empeño notable algo de información, tropezando una y otra vez con el idioma indi.

Cuando vieron venir a dos militares intentaron pedir alguna explicación; unos fríos y oscuros ojos sin expresión fueron la respuesta, no hubo palabras, en cambio me tomaron por fuerza de los brazos para encerrarse junto a mí en una habitación lejos de allí.

Las caras de mis amigos se vistieron de blanca incertidumbre cuando me condujeron hasta una sala que se distinguía con un letrero con las palabras “Nirodh / Bhaareteey pulis, Indian police/detention” (detención / policía india), un lugar penoso y escalofriante donde nadie quisiera pasar un sólo segundo.

Ahora me encontraba rodeado de oscuridad, de fondo se oían quejumbrosas partituras con significados desconocidos.

Todo este procedimiento fue rápido, no alcancé si quiera a desarrollar en mi mente la peor situación posible, lo único que logré a entender entre el espanto y los ruidos del gentío que entorpecían la escucha de los equipos de radio fue “terrorist”, sepultando así mis esperanzas de un entendimiento con los militares que acabase esa pesadilla.

No podía si quiera pensar en cuán mal podía acabar esta historia, prisionero a causa de una confusión en un país extranjero, de un ignoto idioma y de costumbres para mí tan extrañas como las hindúes.

De pronto sé despejó mi mente, uno de los militares me avisó en un perfecto inglés:

-No puede pasar con el artefacto, quedará en custodia, pero usted puede continuar al siguiente paso para abordar.

Regresé a mi cuerpo en el suspiro de alivio más grande de mi vida, y tras secar la fría gota de sudor que rodó en mi frente pudimos continuar con un profundo desencanto que ya sería reavivado con el pasar de los días.

Cruzamos aquella puerta donde se quedaron el pavor y el espanto y avancé frente a la risa de mis amigos, testigos del error pueril que pudo tener irreparables consecuencias y que ahora no era más que la anécdota de una confusión en tierras lejanas.

Capítulo VI – Brasil: De Sao Paulo a Rio, del caos al festejo.

Como me gustaría poder transmitir a quienes lean, los colores y aromas que se esparcen por las calles, en medio de las ferias y que llenan cada espacio de las ciudades, o los brillos que se posan en la piel pues el viento los trae para que todos se enteren que es tiempo de carnaval. Ya sea en el subterráneo, en buses o en plazas la gente celebra, bebe y grita al son de las alegres bandas, que con tambores y bombos dan vida a los tradicionales sones de Brasil que animan hasta el alma más apagada.

Guarulhos, en Sao Paulo, fue el aeropuerto de arribo, allí comenzaría la ruta siguiendo el camino costero hasta llegar a Rio de Janeiro. En SP esperaba encontrar un gran caos producto de ser la capital económica de Brasil, y sí, me enfrenté a una  gigantesca y superpoblada metrópoli, entre los edificios de Avenida Paulista y las favelas hacia sectores periféricos caminé, y me impacté con la brutal desigualdad entre la gente, esa cara gris que muchas veces se oculta tras la cara alegre a la que Brasil nos tiene acostumbrados.  Sólo en el estado de Sao Paulo conviven cerca de cuarenta y cinco millones de habitantes, eso es más de la población de toda Argentina o doce veces la población de Uruguay. Por otra parte, Santos, San Sebastião y Angra Dos Reis fueron también parte de la ruta, y aunque considerablemente más pequeñas, estas ciudades permiten descubrir un turismo diferente y la diversión de otro modo, en un entorno natural; más amable, donde la gente está mucho más bronceada y más tranquila apartados del caos.

Es concebible asumir que, en un país de tal extensión en territorio y con una población sobre los doscientos millones de habitantes, haya una cultura desemejante entre  las diferentes zonas del país, y aunque  debo aclarar que sólo me refiero a la zona central y costera de Brasil, si encontré expresiones culturales de raíces nativas, de artes tan ricos y diversos que se acarrean desde épocas previas a ser colonia portuguesa, pero cerrada en sus fronteras con Latinoamérica y con muy poca influencia foránea. Me maravillé con su tradicional y fabulosa comida, con su famosa y reconocida samba o los acordes del jazz o bossa nova brasileño, que van haciendo de los días amables pasajes en la memoria, pues no solo hay jugos tropicales y playa, sino que además, montañas y ríos te envuelven, la intacta e inmensa selva que con sus colores y formas de follaje y animales con colores indescriptibles asedia la ruta demuestrando porque este país posee la mayor biodiversidad de flora y fauna del planeta.

Si bien en general la gente es muy amable y presta a ayudarte, no colaboran mucho cuando el idioma no es hablado tal como ellos lo hacen, pues aunque puedas conversar en portugués, ellos pondrán poca cooperación al entendimiento con el extranjero. De todos modos disfrutarás de la interacción, más allá del estigma de lo peligroso que puede llegar a ser, hay que tener las mismas consideraciones de seguridad personal como en cualquier país al que visites.

 

Carnaval en la costa.

 

Razones tiene de sobra para ser uno de los eventos más reconocidos en el mundo. Desde los cinco continentes provienen visitantes, y aunque lo hacen durante todo el año, es en la época de carnaval cuando explota el turismo y conseguir hospedaje resulta una ardua tarea. Por supuesto que los precios son más altos en esta fecha, pero para disfrutar del carnaval de Rio no hace falta ni un solo real, los blocos carnavalescos llevan la música y las fiestas a la calle, el funk se propaga contagiando alegría. Allí se desatan los desinhibidos bailes tan propios de Brasil y que junto a la belleza de sus mujeres atraen a jóvenes de todo el mundo para experimentar el fervor de las noches de carnaval. Ya sea en Lapa, Botafogo o Leme, regularmente llegan a cada bloco entre 1.500 y 15.000 personas, es un rango grande, pero hay que considerar que se realizan hasta 3 o cuatro fiestas de este tipo simultáneamente en distintas calles de Rio.

A esto agrego que el clima siempre es cálido, lo que genera en la gente usar cada vez menos prendas de vestir ya casi tradición en los pobladores de Rio y su culto al cuerpo. Algunas veces el calor es demasiado, otras te sorprenderá con repentinas lluvias características de zonas tropicales, pero no es motivo para menguar los deportes en las playas de Ipanema o Copacabana como el vóley o el fútbol.

Hay visitas imperdibles fuera de la ciudad como lo es Angra Dos Reis, una pequeña ciudad cuyo imán para el turismo son las 365 islas que decoran su costa, entre ellas Ilha Grande, un paraíso donde se mezclan el turismo juvenil de hostels y bohemia con el contacto con la naturaleza, increíbles playas de vegetación nativa sorprenden junto a las más diversas especies animales sobre y bajo el mar.

A doscientos cincuenta kilómetros de Rio de Janeiro, Paraty impresiona pues aún conserva intactas sus joyas históricas; iglesias y casas, el casco antiguo cuidado y decorado con ribetes de colores y sus callecitas empedradas donde no circulan autos, además, tranquilas playas cercanas de arenas blancas hacen de esta aldea colonial un lugar donde conseguir el sosiego si lo que buscas es alejarte del ajetreo de la gran ciudad.

Desde Sao Paulo a Rio, siguiendo la ruta de la costa, encontrarás lugares de calma, con entornos soñados para respirar cuando el relajo se vuelve necesario, lugares cargados de pasado e historia, de tradiciones culinarias tan específicas que sólo aquí hallarás. De seguro extrañarás las bebidas tropicales y las peculiares comidas tras haberlas probado, de seguro serán difícil de borrar las vistas desde el Corcovado o Pão de Açúcar, a esa persona que conociste durante el carnaval, o querrás volver a mirar los vivaces colores del mar en las playas de Angra.

Cada experiencia hizo para mí de Brasil un destino imperdible pero distinto para todo quién la recorre, aunque hacen falta muchos días para ver todo cuánto tiene para ofrecer, más tiempo para sentir el contacto con la naturaleza que te lleva a poner los pensamientos en orden  y más páginas para describirlo, pues para bien o mal Brasil se ha convertido en un referente por su cultura, esa cultura extrovertida, de alegría y optimismo que ha logrado transmitir a cada rincón del planeta.

 

 

 

Chapter V – Istanbul: A date with the history

I arrived there in the sunset of the day October 8th and I was received by an amazing view of the sun setting down behind the Topkapi palace, although it was only possible to catch sight of the silhouette of its slender towers over the hill bathed by the Sea of Marmara. My anticipation to arrive to Istanbul was huge, few cities on the world hold so much history and beauty… I was impatient. We had to rest until the next day.

The mosques makes the view wonderful, embellished by architectural oddities, transmitting a romanticism from the times of kings, princes, lamps and rugs. Lights flash between the Bosporus Strait and the metal ornaments in the boats, and the brilliant colors of the ceramics and the domes resplendent in temples like in fables and stories stand out from the nuances inherited from Byzantines, Romans and Ottomans.

You can appreciate this legacy walking through the city, perceiving too that here lives Christendom and Islam. You can hear, besides Turkish language, Arab and English, messages by speakers on the corners with singing and prayers of the Muslim people which extend throughout the city.

Everything is illuminated at night, The Galata Tower gleams and after one hundred and forty-three stairs you will come to the viewpoint where the amazing city view will surprise you since its highest point. The night life develops in the Taksim district, nightclubs and food stores attracts tourist in the evenings for them to enjoy, on one hand the meat-based Arab food, always with many condiments and seasonings and the loveliness of the Arab dances for another side, with women whose beauty is enhanced by wonderful costumes and their bodies covered with veils and jewels.

There is however, a marked contrast to the beauty of the women in Turkey, between sensuality of Arabic dance; where the movements and clothing are very suggestive and the other side, women who according to the teachings of Islam must completely cover their bodies from the sight of people, whether at home or on the street. It was only possible to see their eyes, long black robes covering their bodies; to imagine their appearance generated great interest in me, so at all times I was very careful to have a direct contact with one of them but then that happened they always diverted their view to the ground. There is a charm in their eyes that traps you, although only in your mind can imagine the belle hides under that cloth.

 

Istanbul on wheels.

With my friends we decided to buy bicycles (which were stolen in Seville, but that is another history), on them we toured all of the city, the central zone where the historic monuments are, the Gold Horn border, Galatasaray, Besiktas and the expected crossing of the Bosporus Bridge to the Asiatic continent.

That day we arrived to Aya Sophia and Sultanhamet, the two most important mosques in Turkey and our main goal. Inside the mosques the sensation is indescribable, they have influence of the Roman and Arab conquests, Christians and Muslims have deposited there paintings, sculptures and ceramics covering every space of the temple along with lamps on walls or hanging over their heads. Arches and corridors decorated around the mosque, towers and domes guarded the immense value of such museums of humanity.

Art museums, churches and palaces, castles and squares takes you through its history. Everything is beautiful and captivating, it will take about ten days to discover the attractions of this city, but every step feel worthwhile, everything is admirable. Also located in downtown is the Arab Bazaar, the Spices market and Grand Bazaar; their amazing colors and aromas surround you and impact you. Lights, cloth, spices and everything you look for you can find there. These are evidence of trade exchange that has always marked the Turkish culture and where the possibility of bargaining prevails. That was how I got my bike.

We walked many kilometers exploring the city with my friends, but while crossing from Europe to Asia by the Bosporus Bridge on my bike (with Turkish police custody), I looked around and I had the view: first European Turkey and the Asian Turkey by other side, and the Bosporus to its fullest extent. I realized how all the cultures that were developed there for hundreds of years have contributed to the design of this extraordinary city, it is the cradle of civilizations whose expansion is unprecedented, capital of the Eastern Roman Empire, of Byzantine Empire, and the Ottoman Empire, all they leaving their mark, to make it what it is today.

Istanbul has maintained that essence, which is the combination of all ideologies that have influenced its history, each had built their religious and civil monuments that adorn the streets and now stand as an incredible mix of religions and eras, enjoying them is a delight of art and bliss for the soul.

A trip can change your life, and if not, at least it will change the way you see it, you will learn about yourself and learn to share with new cultures and all you can receive from them. I cannot imagine how many whole dynasties passed through this city, conquests and battles that changed the destiny of the world. Know and understand the story is a great gift, as with own eyes to appreciate the exact place where the past made of Istanbul one of the most important cities in the history of Europe.

 

Capítulo V – Estambul: una cita con la historia

Llegué hasta allí al atardecer de un ocho de octubre y me recibió una asombrosa postal del sol ocultándose tras el palacio de Topkapi, aunque sólo era posible divisar la silueta de sus afinadas torres sobre la colina que baña el Mar de Mármara. La expectación por llegar a Estambul era enorme, pocas ciudades en el mundo guardan tanta historia y belleza… esto ya me generaba impaciencia. Hubo que descansar hasta el siguiente día.

Las mezquitas embellecen una panorámica dotada de rarezas arquitectónicas, transmitiendo un romanticismo de los tiempos de reyes, princesas, lámparas y alfombras. Destellos de luces entre el estrecho del Bósforo y los adornos metálicos de sus embarcaciones y los brillantes colores de cerámicas y cúpulas refulgentes de los templos realzan tal como en fábulas y cuentos los matices heredados de bizantinos, romanos y otomanos.

Este legado se percibe aún cuando caminas por la ciudad, puedes apreciar que aquí conviven la cristiandad y el islam, y se oyen además de la lengua turca, árabe y el inglés, vociferaciones por parlantes en las calles con mensajes, oraciones y cantos del pueblo musulmán que se extienden por toda la ciudad.

Todo se ilumina de noche, la Torre de Galata reluce y tras ciento cuarenta y tres escalones llegarás al mirador y desde allí la hermosa vista de la ciudad desde su punto más alto. La vida nocturna florece en el barrio Taksim, clubes nocturnos y lugares de comida atraen a los turistas por las noches para disfrutar; por un lado de la peculiar comida árabe basada en carnes, fuertes aderezos y siempre muy condimentada y de la belleza de los bailes árabes por el otro, con mujeres cuya belleza realza con magníficos atuendos y sus cuerpos cubiertos con velos y joyas.

Hay sin embargo un notorio contraste en la belleza de la mujer en Turquía y sus marcados rasgos, entre la sensualidad de la danza árabe; donde los movimientos y la vestimenta son muy sugerentes y por otra parte las mujeres que según las enseñanzas islámicas deben cubrir por completo su cuerpo de la vista de la gente, ya sea en su hogar o en la calle. Sólo era posible ver sus ojos, largas túnicas negras cubrían sus cuerpos e imaginar su aspecto me generaba gran interés  por lo que en todo momento estuve muy atento a establecer un contacto visual directo con una de ellas pero a pesar de que ocurrió siempre desviaban su vista hacia el piso. Hay un hechizo en sus ojos que atrapa, aunque solo en la mente puedes imaginar la beldad que aquellas vestiduras esconden.

 

Estambul sobre Ruedas.

Junto a mis amigos decidimos comprar bicicletas (la que luego me robarían en Sevilla pero eso es otra historia), en ellas recorrimos toda la ciudad: la zona central donde están los monumentos históricos, el borde del Cuerno de Oro, Galatasaray, Besiktas y el esperado cruce del Puente del Bósforo hacia el continente asiático.

Así llegamos hasta Hagia Sophia y Sultanahmet, las dos mezquitas más importantes de Turquía y que eran mi principal objetivo. Al entrar en ellas la sensación es indescriptible, poseen en su interior influencia de las conquistas romana y árabe, cristianos y musulmanes han depositado allí pinturas, escritos, cerámicas que cubren cada espacio del templo además de lámparas en paredes o colgando sobre las cabezas.  Arcos y pasillos decorados rodean la mezquita, torreones y cúpulas custodian el inmenso valor de tales museos de la humanidad.

Museos de arte, iglesias y palacios, castillos y plazas te transportan a través de su historia. Todo es bello y cautivador, tardarás unos diez días en descubrir las atracciones turísticas de esta ciudad, pero a cada paso que das sientes que vale la pena, todo es admirable. Situados también el centro están El Bazar Árabe, de las Especias, y el Gran Bazar; sus sorprendentes aromas y colores te envuelven e impactan, telas, luces, especias y en fin, lo que busques lo puedes encontrar allí. Estos dan muestra del comercio, del intercambio que desde siempre ha marcado la cultura turca y donde prevalece la posibilidad del regateo. Fue así como conseguí la bicicleta.

Fueron muchos kilómetros recorriendo junto a mis amigos, pero mientras cruzaba desde Europa hacia Asia por el Puente del Bósforo en bicicleta (con la custodia de la policía turca), reflexioné acerca del lugar en que me encontraba y tuve a mi alrededor la vista de: por un lado la Turquía europea y del otro lado la Turquía asiática, además del Bósforo en su máxima extensión. Recapitulando luego pude darme cuenta de cómo todas las culturas que allí se desarrollaron desde hace cientos de años han contribuido en el diseño de esta extraordinaria ciudad, es cuna de civilizaciones cuya expansión no tiene precedentes, capital del imperio romano de oriente, del imperio bizantino y del imperio otomano, todas ellas dejando su marca hasta hacer de ella lo que es en la actualidad.

Estambul ha mantenido esta esencia, que es la combinación de todas ideologías que han influido en su historia, cada una hizo construir sus monumentos religiosos y civiles que adornan las calles y que resaltan ahora como una increíble mixtura de religiones y épocas que se conservan intactas como en ningún lugar, poder disfrutar de ellas es un deleite para el arte y una dicha para el alma.

Un viaje puede cambiar tu vida, y si no lo hace, al menos va a cambiar la manera en que la ves, vas a aprender de ti mismo y aprenderás a compartir con culturas nuevas y todo cuanto recibas de ellas. No puedo imaginar cuantas dinastías completas pasaron por esta ciudad, conquistas y batallas que cambiaron el destino del mundo, conocer y entender la historia es un gran regalo, así como poder apreciar con ojos propios el lugar exacto donde el pasado hizo de Estambul una de las ciudades más importantes en la historia de Europa.

Chapter IV – Magic Polynesian: Moais and Maoris.

According to mythology Rapa Nui, their inhabitants tell that there is a moai whose eyes are pointing to where the sky meets the sea, from where the first inhabitants came on canoes rowed, and his back is engraved the story from those years which recites the devotion of the people of Rapa Nui towards the sea, land and sky.

If there are places on this planet that hide magic and mystery, they for sure are in Polynesia. From there sprang many people and tribes whose traditions, rites and customs are struggling to stay until today.

When I talk about Polynesia I refer to the area of the Pacific Ocean that, almost like a triangle, defines a set of islands including French Polynesia, Papeete, Fiji, Tonga, Samoa, among many others from Easter Island in Chile, New Zealand in west and until Hawaii in the north.

Specifically I will refer in this chapter to Easter Island which was the beginning of the trip and Wellington in New Zealand, the next stop on the route. Both have a different connotation because unlike the first, Wellington is a metropolis, and as the capital of New Zealand, tourism develops differently but still maintains customs and impregnated atmosphere of Maori tradition, their artistic forms and language.

They are distant cultures and life at sea is their essence, clothing and ornaments framed in ceremonies of devotion to nature, that makes to visitors fall in love each year, dancing and singing at parties, and beautifying the streets all around. You will see smiles in their faces all the time and will never take them off of your mind.

Mystery in the center of the world.

I arrived to Hanga Roa, zone of Easter Island where the population of the island is mostly concentrated, on 05 May. Whichever way you arrive, by air or by sea, from afar the landscape surprises you; volcanoes, cliffs, green valleys and the color of the sea surrounding going delighting your eyes while you approach.

Everything was different there: the people, the trees and fruits, their clothes that never covered too much because the weather, or at least at this time, was ideal: heat and cool wind. We ventured through the lands with a group of close friends, we are not together now but I’m sure they remember, as I do how it was being immersed in the mystical Rapa Nui.

The first step was towards Orongo, a ceremonial village next to Rano Kau, the bigger open volcano in the island with a green vegetation inside it and that is for me the most fascinating natural environment on Rapa Nui. Tahai, here we find panoramas with moais whose stories they are painted on their backs. Ahu Te Pito Kura, a downed moai whose structure is the largest ever transported from the quarry (Rano Raraku), there in front of a beach of big waves and surrounded by wild horses is “The stone of center of the world”, about it legends and stories rise. Ahu Akivi, the seven moais looking at his village which for years lies underground, beyond the beauty of its construction have an alignment where the sun rises in the spring and fall equinoxes.

 Ahu Tongariki is the largest ceremonial platform Rapa Nui. Words are not enough to describe the feeling of being there, fifteen moais, each different from the other, with the sea in the background and wonder on your face. So many other places that are left to describe make this island as very few other destinations, a place of unique beauty and only appreciable when you are front of it.

I can´t in the same way to describe Wellington there I found a developed and organized city, quiet life and peaceful streets, cold in June, we were greeted by rain and wind at the start of the New Zealand winter, but still walked from the botanic garden, the Rugby “all Blacks” Stadium, one of its representative figures, the zoo with kiwis, the National Museum “Te Papa” to the waterfront and its surroundings, viewpoints, traditional restaurants and we enjoyed night in the clubs and walking under the city lights. I was pleased to recognize the consciousness of this country for the care of nature and the environment.

I could see that in Wellington, the Maori population is declining and are, at the same time, incorporated into ordinary society, being slighted and occupying vacancies in low-paying jobs. I can’t to judge but we can’t live apart from the past and let the indigenous people disappear or let all the people and their history pile up in a museum.

The beauty of this country is not within the city, there is much more New Zealand to discover, incredible scenery to see and towns to share because I saw only the capital. I can say that the people are nice, different but live well. I enjoyed being there and left me eager to return, to see the south Island and the rest of the north. Unlike Easter Island I can say that crossing it does not take so long, but its history and that magical environment enchants you and invites to come back.

Polynesia has a charm, a magnetism that attracts, invites to know its people and its history; distant, different and amazing. I hope that magnetism attracts your steps and takes you straight to the islands, it will put before your view stunning locations, new experiences in your backpack and an indelible mark on their memories.

 

 

Capítulo IV – Magia polinésica: Moais y Maoríes.

Según la mitología Rapa Nui, cuentan sus habitantes, existe un moai cuyos ojos apuntan hacia donde el cielo se junta con el mar, desde donde los primeros habitantes provenían, sobre canoas remando, y en su espalda está grabada la historia que desde aquellos años recita la devoción de la gente de Rapa Nui hacia el mar, la tierra y el cielo.

Si hay lugares en este planeta que esconden magia y misterio, de seguro están en la polinesia, de allí brotaron tantos pueblos, cuyas tradiciones, ritos y costumbres luchan por mantenerse hasta nuestros días.

Cuando hablo de polinesia me refiero a la zona del océano pacífico que casi como un triángulo delimita un conjunto de islas, entre ellas la polinesia francesa, Papete, Fiji, Tonga, Samoa, entre muchas otras y que va desde la Isla de Pascua en Chile, Nueva Zelanda por el oeste y hasta Hawái en el norte.

Específicamente voy a referirme en éste capítulo a la Isla de Pascua que fue el inicio del viaje y a Wellington en Nueva Zelanda, la siguiente parada en la ruta. Ambas tendrán una connotación diferente ya que a diferencia de la primera, Wellington es una metrópolis, y como capital de nueva Zelanda, el turismo se desarrolla de manera diferente pero mantiene aún costumbres y un ambiente impregnado de tradición Maorí, su arte, formas y lengua.

Son culturas lejanas y la vida en el mar es su esencia, vestimentas y adornos enmarcados en ceremoniales de devoción a la naturaleza enamoran a los visitantes cada año, bailes y cantos en fiestas y por las calles embellecen todo al rededor.

Misterio en el ombligo del mundo.

Legué a Hanga Roa, sector de la isla de Pascua donde se concentra mayoritariamente la población de la isla, el día 05 de mayo. Cualquiera sea la manera de llegar, por aire o por mar, desde lejos el panorama te sorprende; volcanes, rompientes, verdes planos y el color del mar que la rodea van maravillando tus ojos en la medida que te acercas.

Todo era diferente allí: la gente, los arboles y sus frutas, su vestimenta que nunca cubría demasiado  ya que el clima, o al menos en estas fechas era ideal: calor y frescas ráfagas de viento.  Nos aventuramos a recorrer estas tierras con un grupo de entrañables amigos, ya no estamos juntos ahora sin embargo tal como yo, estoy seguro que recuerdan lo que fue estar inmerso en la mística Rapa Nui.

Puedes visitar volcanes, cuevas, playas y por supuesto los parques donde se encuentran las antiguas maravillas de piedra. El primer paso fue en dirección a Orongo, una aldea ceremonial junto al Rano Kau, un volcán abierto y en su interior una verdosa vegetación y que es para mí el entorno natural más fascinante de la isla, Tahai, aquí hallamos panorámicas con moais cuyas historias están pintadas en sus espaladas. Ahu Te Pito kura, un moai derribado cuya estructura es la más grande jamás transportada desde la cantera (Rano Raraku), allí frente a una playa de grandes olas y rodeada por caballos salvajes se encuentra la piedra del ombligo del mundo, sobre ella leyendas e historias se levantan.  Ahu Akivi, los siete moais que miran hacia su aldea la cual desde hace años yace bajo tierra, además de la belleza de su construcción poseen una alineación por donde sale el sol en los equinoccios  de primavera y otoño.

Ahu Tongariki, es la plataforma ceremonial más grande de Rapa Nui, las palabras quedan cortas para describir que sientes al estar allí, quince moais cada uno diferente del otro con el mar en el fondo y el asombro en tu rostro. Así muchos otros lugares que me quedan por describir, hacen de esta isla como de muy pocos otros destinos, un lugar de belleza irrepetible y solo apreciable cuando estas frente a ella.

No puedo de la misma manera describir a Wellington, pues allí encontré una desarrollada y organizada ciudad, de convivir tranquilo y apacibles calles, frío en el mes de junio, nos recibió lluvia y viento en el inicio del invierno neozelandés, pero aun así recorrimos desde el jardín botánico, el estadio de rugby de los “All Blacks”, una de sus figuras representativas, el zoológico con kiwis, el Museo Nacional “Te Papa”, hasta la costanera y su alrededores, miradores, restaurantes de comida tradicional y disfrutamos de las noches en la ciudad. Me agradó darme cuenta de la conciencia de este país por el cuidado de la naturaleza y el medio ambiente.

Pude percibir que en Wellington la población Maorí es cada vez menor y están, a la vez que son incorporados a la sociedad común, siendo menospreciados y ocupando vacantes en trabajos de baja remuneración. No soy quien para enjuiciar pero no se puede vivir dejando de lado el pasado y dejar que los pueblos originarios desaparezcan sin más o que quede toda la gente y su historia apilados en un museo.

La belleza de este país no está dentro de la ciudad, hay mucha más Nueva Zelanda por recorrer, increíbles paisajes por ver y pueblos donde compartir ya que sólo vi la capital, pero puedo decir que su gente es agradable, distinta pero viven bien, me gustó estar allí y me dejó ganas de regresar, a ver la Isla del sur y el resto de la del norte, en cambio de Isla de Pascua puedo decir que recorrerla no te lleva tanto tiempo, pero su historia y ese mágico entorno te encantan e invitan a regresar.

La polinesia tiene un encanto, un magnetismo que atrae, invita a conocer su gente y su historia, lejana, distinta e increíble. Espero que ese magnetismo atraiga vuestros pasos y los lleve directo a estas islas, dejarán ante ustedes impactantes escenarios y  una huella imborrable en sus memorias.

 

Chapter III – An ideal trip: Bali.

Everything ok about the idea of an “ideal trip” as presented by the media; those that show pleasant cruises, luxury hotels and guided tours as soon as your feet touch land after getting off the plane.
But for travelers or anyone who yearns to know a different side of the areas they visit; amenities are shelved to make way for the adventures that generate experiences and make your journey an ideal trip.
When things do not go as planned, you approach the ideal trip. When your trip is unstructured or the pre-designed structure collapses because of a person you met, who became special and made you change your path … you are very close to the ideal trip! Because each place has its own charms, you just have to allow yourself to be surprised.
It is not a concept or a rating that can be reached, it is a collection of images that makes you smile at the memory, aromas that take you back, meals and songs shared with friends who maybe you will never see again, but just like you, they were willing to enjoy what they had with the sincere desire to pursue emotions far away from home.
No matter language or religion its a problem if you travel to Indonesia. From my perspective, I could assure that in Bali people live with peace and tranquility in their souls every day, and they are never without a smile on their face.
A piece of paradise on Earth.
Traditions sprout from the streets of this island-city, rituals and customs that you fall in love with from the beginning. I saw mountains riddled with monkeys in the forests, beaches of warm water and waves to surf, I was in temples of different religions that have coexisted in this country for many years, I tried strange foods, smelled a mixture of aromas and above all, I felt the hospitality of the people, sincere affection and friendly smiles; I found everything in Bali.
They call it paradise island; located in the Malay Archipelago, Indian Ocean in Southeast Asia. A city, yet at the same time an island, full of motorcyclists, monkeys and even elephants that you can ride on.

Everything is there; the beautiful beach of Nusa Dua, tours, sports, parties and incredible scenery framed in a culture so different from mine that make the island even more fascinating.
I arrived to Indonesia sailing, as explained in Chapter 1, on July 24 and from that first day you can feel the hospitality that is a tradition to which they are accustomed, and that makes the tourists feel like they are in the paradise they were waiting for. The money exchange rate is favorable, considerably favorable. By this time I had arrived in Kuta and Legian, the touristic center of the city. On these streets you can find food chains and hotels like you can find in other countries.

The following day I visited Buddhist and Hindu temples in Ubud, there are also Muslims but to a lesser proportion. These temples were the most fascinating part of the visit for me, set amidst lagoons, on mountains or hills with a wealth of architecture that takes your breath away.
Concerning the nights, I will only mention that they were fun. At that time my travels coincided with a holiday period in Europe so there were many tourists from France, Italy or Australia. I reached the small factories in Sanur where the fabrics are handmade in an endless process. I visited zoos and parks where I marveled at the abundant and diverse fauna of Bali; I was able to experience the peculiarity that Bali is known for, that the most beautiful sunsets in the world are there, colors that fill the sky, the sea and the amazing Balinese magic that begins when the sun sets.

You cannot explain in just one text what Indonesia gives you. I can say it is an absolutely recommendable destination. I think anyone who visits feels the desire to stay there forever and feel the enchantment, the balance of the idea that it doesn’t matter if you lose everything if you are in Indonesia, because you will always find the necessary there.
I hope that anyone reading this text can go back to those times when you felt freedom, that feeling that you only found traveling, and that convinced you that the world is waiting … you have to go see it with their own eyes.

Regardless of how you get there, or how much money you bring with you, it is a great destination, with a mixture of everything. Experiences you never imagined and that you will remember forever are the characteristics that make Bali a piece of paradise; an ideal trip.

 

PhotoGrid_1452896492792PhotoGrid_1453142374669PhotoGrid_1453142249297IMG_20160115_191544